Vaqueros, el azul sostenible

Ya sabemos que los vaqueros nunca pasan de moda. A punto de cumplir un siglo y medio de vida, esta prenda se reinventa cada año para ser un poquito más cool que la temporada previa. Pero no nos engañemos, se lleven como se lleven, siempre hay un par de pantalones tejanos que aunque lleven caso siglo y medio contigo son tus favoritos, los que mejor te quedan, los que te hacen ese culo divino, los que siempre te pones. ¡Si hasta tienes un par de colores essie que compraste expresamente para hacerles el juego con tus uñas!

Pero, siempre llega ese fatídico día en que descubres con estupor que ¡se te han roto!… y no, no se trata del típico agujero a la altura de la rodilla o del muslo que se puede llevar sin problema y que incluso le hace ganar puntos a esa joya de tu armario base. No. Esta vez se han desgastado por la entrepierna, que no es plan de ir luciendo las partes íntimas por ahí, o peor aún… se te ha fastidiado la cremallera de forma que llevas la bragueta abierta perennemente.

¿Qué hago yo ahora? Pues no te preocupes… ¡reparalos! Cada vez es más habitual encontrar servicio de reparación especializados en tejanos y no te sientas cutre porque tu actitud es de lo más sostenible, ya que evitas todo el proceso fabril habitualmente criticado por ser poco ético. No solo perpetuas tus vaqueros favoritos sino que ayudas a mejorar el medio ambiente. Además, cada vez hay más oferta de pantalones orgánicos y de fabricación ‘slow fashion‘, para sentirte ecofriendly y a la moda.

lunes-blog-02

 

Hay dos colores essie que comprimen el alma del azul más jean. Uno es ‘lapiz of luxury’, un celeste de lo más especial, estiloso y elegante a la par que natural y que convertirá tus manos en una extensión de tu look vaquero más suave. El otro es ‘bobbing for baubles‘ un zafiro profundo y mágico, el tono perfecto para esos tejanos oscuros que tanto te gustan y tan estilizada te hacen. Una apuesta de color de lo más sostenible, porque los esmaltes essie son casi tan duraderos como tus vaqueros favoritos.

Deja tu comentario