A estas alturas, con la llegada del buen tiempo, ya estamos todas, o casi todas luciendo nuestros hermosos pies. Para muchas el hecho de hacer una puesta a punto y atreverse con un esmalte es todo un reto. Si es así, os aconsejo acudir a un centro especializado para que se ocupen con mimo y dedicación de vuestros pies y uñas. Las que prefiráis hacerlo vosotras mismas, aquí os doy algunos trucos para que vuestro esmalte os dure más y sobretodo que no se estropee en el intento.Lo primero de lo primero es la preparación de las uñas.

No hace falta que las cortéis al máximo porque podéis haceros daño. Simplemente cortarlas dándole una bonita forma, lo más normal es que siga la forma de vuestro dedo. Después de utilizar el corta úñas os aconsejo regularizar el corte con una lima fina.

Seguiremos con el las cutículas.

Es necesario empujarlas con cuidado de manera que la uña quede libre de pielecillas y más despejada. Lo podéis hacer justo después de la ducha, cuando la cuticula esté más blanda y por consiguiente será mas fácil trabajarla. Os podéis ayudar de un palito de naranjo para ir empujando y limpiando al mismo tiempo toda la zona. Si la superficie de alguna de las uñas es irregular, como suele ser el caso del dedo gordo, podemos pasarle ligeramente un pulidor para regularizar la superficie de la uña. El esmalte lucirá mucho más bonito dicha forma. Una vez hayamos realizado esta operación, quedarán prácticamente listas para el esmalte.

La aplicación del esmalte.

Antes de empezar a esmaltar, no os olvidéis de poner en cada pie un separador de dedos para que no se entrechoquen y evitar así que el esmalte se estropee. Podéis comprarlos en cualquier salón especializado o en vuestra perfumería habitual. Y si no, os los podéis fabricar vosotras mismas con una servilleta o pañuelo de papel; lo enrolláis sobre sí mismo y os lo ponéis en zig-zag, pasándolo por encima y por debajo de cada uno de los dedos.

Empezamos por aplicar SIEMPRE una base de esmalte. Esta base permite proteger la uña de los pigmentos del los esmaltes y ayuda a una mejor adherencia del mismo. Y por tanto a una duración más larga. Essie propone 3 tipos de bases diferentes en función de vuestro tipo de uña. Podéis incluso utilizar la misma que para las manos, lo importante es utilizar siempre una.

Después de aplicar la base, la dejamos secar al menos 1 minuto. Generalmente las bases se suelen secar muy rápido, yo os recomiendo esperar. Luego aplicamos la primera capa de esmalte, lo más fina posible y la dejamos secar, al menos 2 minutos, y si podéis más tiempo mejor.  La clave está en dejar secar convenientemente cada capa que ponemos. Aplicamos una segunda capa de color para que tome toda su profundidad y dejamos secar bien. En esta fase yo os recomiendo esperar bastante, entre 2 y 5 minutos según el color ya que a veces, en función del tipo de pigmentos unos se secan con más rapidez que otros. Podéis ayudaros con el secador de pelo para acelerar el proceso de secado, ya que los esmaltes se secan por evaporación de los solventes.

Y para finalizar: aplicación de un top coat, sin falta.

Esta es otra condición indispensable para que el esmalte dure. Aplicad siempre un top coat, conseguiréis una mayor duración de vida de vuestro esmalte y también más brillo. Si tenéis prisa, os aconsejo el Ready to go, de Essie, se seca increíblemente rápido y da mucho brillo.

Yo estoy segura de que si seguís estos consejos vuestro esmalte de pies os durará como nunca, probad y veréis. Y si pensáis que no sois lo suficientemente aptas a la aplicación de esmalte…o que simplemente os da pereza, siempre podéis acudir a un profesional y daros el capricho, después de todo os lo merecéis, ¿no?

 

Fotos : Fortheloveofprettym, Katiechutpatz, Essie, Nailsmag,