http://www.the-reddot.com/2011/04/12/essie/

En momentos de crisis como la que estamos atravesando, hay sectores económicos en pleno declive y los hay que, curiosamente, consiguen no solo mantenerse sino crecer. Hablamos en este caso del sector de la belleza. ¿Por qué en tiempos de crisis este sector junto con el del lujo consigue aumentar sus ventas y afianzarse con tanta fuerza? Voy a intentar daros algunas aclaraciones, tan obvias como desconocidas para muchos…

Puede que alguna de vosotras hayais oído hablar del efecto “lipstick” o del “Leading Lipstick Indicator”, témino acuñado a principios del 2000 por el rey de la cosmética, Leonard Lauder para reflejar el hecho de que las ventas de cosméticos se veían incrementadas considerablemente durante los periodos de crisis. Según Lauder, el índice refleja una relación inversa entre las ventas de las barras de labios y la economía: si las ventas de “lipsticks” crecen, significa que los pronósticos de crecimiento se están yendo al garete. Para Lauder, la fórmula obedece a una regla que las matemáticas aún no han podido descifrar: cada vez que una mujer se deprime, busca satisfacer su necesidad de autoestima con un vestido de marca, un zapato de diseñador o un perfume. Y es que momentos de crisis, ya sea financiera, de valores, amorosa o profesional,  las mujeres, reaccionamos de manera diferente a lo que cabría esperar en muchos casos.

En psicología, esta reacción la denomina  “mecanismo de afrontamiento”, es decir, tiene que ver con la manera de afrontar y administrar el estrés que diferentes factores nos imponen en la vida. Las mujeres luchadoras y que queremos afrontar estos retos sin venirnos abajo, sacamos fuerzas de flaqueza desde donde se pueda, y a menudo echamos mano de nuestra mejor aliada, la belleza. Vamos a cuidar más que nunca nuestro aspecto personal, mejorar nuestro look y aunque en plena crisis financiera, siempre nos queda hueco en el monedero para una manicura, un esmalte de uñas o una barra de labios. Para la psicología no existe nada mejor que darse un gusto a pesar de que la economía esté por los suelos.

Una década después, puede que ya sea hora de rebautizar el concepto con “the Nail Polish Index”. Estudios realizados por entidades reconocidas en diversos países como el Reino Unido, Francia o España muestran que entre 2005 y 2010 la venta de esmaltes de uñas se ha duplicado. Solo entre 2007 y 2010, las ventas de esmaltes de Essie crecieron un 57 % y en lo que va de año, solo en el Reino Unido,¡ han crecido un 35 %! Y no olvidemos al N° 1 de la cosmética mundial, L’Oréal, quien en septiembre del 2011 comunicaba una cifra de negocio de 15 billones de euros con una progresión de más de un 5%.

Todas estas explicaciones, que son ya hoy en día realidades probadas, nos muestran hasta qué punto, nuestras armas de mujer nos pueden ayudar a superar las más duras realidades. Así que chicas, ya que en ese sentido jugamos con ventaja, sigamos  en ello y atrevámonos con nuevos colores, nuevas manicuras y nuevas tendencias. Todo sea por salir airosas y felices de toda crisis. El poder está en nuestras manos, nunca mejor dicho y Essie, con su gran paleta de colores no nos decepcionará. Así que, ¿por qué privarse?

Fotos: Essie, MissRennaissance, The reddot, Alllacqueredup

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *