El masaje es una de las formas de terapia popular más antiguas. Se ha utilizado a lo largo de toda la historia para sanar el cuerpo y el espíritu. Su origen remonta a la Antigüedad, cerca de 3000 años a J.C. Y para los médicos de la antigua Grecia y Roma, el masaje constituía uno de los principales medios de curar y calmar.

Homero escribía sobre una mezcla de aceites utilizados para para el masaje 1000 años a J.C. Hipócrates, considerado el padre de la medicina moderna, aconsejaba tomar un baño aromático diariamente, seguido de un masaje perfumado para mantener una buena salud. Y tu, ¿ya has probado un masaje de manos o de pies?

Un masaje de pies puede ser un anti stress potente que os aportará relajación y bienestar. La reflexología podal, por ejemplo, consiste en masajear principalmente la planta de los pies concentrando más o menos presión en los puntos reflejos correspondientes a los organos de nuestro cuerpo. Un toque preciso permite localizar las tensiones y desbloquearlas. Este método favorice también la circulación sanguínea.

Come en los pies, encontramos también puntos reflejos en nuestras manos. Un masaje de manos puede también procurarnos un relajamiento general de todo nuestro cuerpo. Nuestras manos están solicitadas constantemente, con movimientos repetitivos que crean tensiones en nuestros dedos, muñecas,  antebrazos y  pueden llegar hasta nuestro cuello y espalda. Las manos poseen una receptividad excepcional y son un lazo con el resto de nuestro cuerpo, por eso es tan importante acordarles un tiempo de relax mediante por ejemplo un masaje de manos. Nuestro cuerpo entero nos lo agradecerá.

Así que si queréis estar guapas por dentro y también por fuera, esta puede ser una alternativa relajante que os ayudará a paliar las duras jornadas de trabajo y stress y a, como no, estar más atractivas que nunca.

Fotos: CITYMAG,  massage, Rosecerise, Rani, Mesacosan,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *