Uñas perfectas para lucir manos, pero sin desmerecer el buen cuidado. Si la manicura no se realiza adecuadamente puede causar alteraciones como infecciones, malformaciones o manchas blancas y agravar afecciones como la psoriasis. Así lo explican especialistas de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), y a mi me gustaría hacer especial hincapié en este punto con el fin de evitar decepciones y que la desinformación se convierta en frustración. 

La cutícula protege a las uñas de la entrada de microbios y posibles infecciones.
El abuso de las lacas puede producir dermatitis de contacto y alergias.

Hay varios tipos de manicura, pero sea cual sea la manicura que escojamos deberíamos evitar siempre que nos empujen demasiado  la cutícula hacia atrás y sobretodo que nos corten la parte de tejido vivo de la misma. Esta manipulación es la que produce más alteraciones ya que, al empujar la cutícula hacia atrás se está apretando justo en el sitio donde se forma la uña nueva, por lo que puede crecer mal, en forma de surcos o depresiones transversales. Es lo que se conoce como líneas de Beau.  No aparecen hasta dos o tres semanas después, aunque también pueden deberse a enfermedades o procesos patológicos graves, como infecciones generales.

En países donde hay mucha tradición de manicura, como es el caso en gran parte de Latinoamérica e incluso Brasil, hay gran tradición en esto de quitar cutícula, padrastros, pieles gruesas y todo aquello que sobrepase. También es cierto que por lo general se trata de pieles más curtidas y con gran capacidad de regeneración, lo cual no debería servir de excusa, si bien es cierto que este tipo de clientela opta en la mayoría de los casos por pedir que se lo quiten todo. Con lo cual, aquí en España tenemos mucha confusión en cuanto a “cutícula o no cutícula”, se refiere.

Así que un consejo: ¡dejemos ya de empeñamos en agredir este pliegue de la piel! El es el encargado de recubrir y proteger el espacio entre la uña y la carne, y lo que ocurre es que al separarlo de la lámina ungueal de forma agresiva, entra aire en la matriz, y también microbios, y la uña se vuelve más frágil.  Esta es la razón de que aparezcan manchas blancas e incluso infecciones. También pueden contagiarse verrugas si el material no está esterilizado y si hay pequeñas heridas, se pueden infectar.

Otro punto importante a tener en cuenta en una manicura es le hecho de que no nos limen la superficie de las uñas para reducir su grosor. Es cierto que antes de aplicar el esmalte y retirar todo resto graso de la uña podemos pasar una lima de pulido de grano muy muy fino, lo cual no tiene nada que ver con afinarnos la uña, aunque si es verdad que esta acción nos puede confundir un poco.

Y por último, ponerse siempre una base protectora adecuada y evitar utilizar lacas de uñas agresivas, que contengan sustancias como el tolueno o el formaldehído. Este es un tema que trataré con más detalle en mi próximo post de manera que entendáis todo lo necesitáis saber en cuanto a estos químicos que han formado parte de nuestros esmaltes, por qué es conveniente evitarlos y cual es la parte de verdad en todo lo que se dice en cuanto al formaldehído y al tolueno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *