Lámparas UVA de secado de uñas, ¿son peligrosas?

Cada vez son más el número de salones y centros de belleza en España, sobre todo los especializados en el tratamiento de las uñas, que utilizan las lámparas de secado de rayos UV. En países como Estados Unidos, esta es una practica común instalada desde hace ya más de una década. Por consiguiente, con la proliferación y uso de este tipo de lámparas y la polémica sobre la utilización de rayos UV para el bronceado, se han disparado los comentarios y las falsas afirmaciones en cuanto a su supuesta nocividad. Por ello, me gustaría haceros partícipes de un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos, efectuado y corroborado por profesionales competentes.Tres de los científicos más importantes de la industria de la manicura profesional rechazan las afirmaciones de que las lamparas de UV para las uñas son peligrosas para la piel:

Doug Schoom, magister en Química y asesor científico principal de CND; Paul Bryson, doctor en Química, Director de Investigacion y desarrollo para OPI Products; Jim McConnell, licenciado en Química y Presidente de McConnell Labs.

Lámparas UVA

El reciente estudio de la PBA (Professional Beauty Association) de Estados Unidos, demuestra a través las investigaciones llevadas a cabo en un laboratorio independiente, que las lámparas UV para uñas emiten niveles relativamente bajos de luz ultravioleta y se considera que dichos niveles de exposición se encuentran completamente dentro de los niveles seguros.

El estudio fue realizado por Lighting Science, Inc, de Phoenix, Arizona, un laboratorio cientifico independiente, que se especializa en el desarrollo y analisis de muchas clases de dispositivos de iluminación, entre ellos, los que emiten luz UV. Dicho laboratorio no participa en le negocio de la fabricación y venta de este tipo de lámparas. Las lámparas UV seleccionadas para el ensayo representan a más del 90 % de las lámparas utilizadas en los salones de manicura, por su potencia, tipo, número de focos, tamaño…

El análisis prueba que es incorrecto llegar a la conclusión de que es lo mismo colocar una mano en una cama solar de 12 focos de 100 vatios que en una lámpara UV para secado de uñas con 4 focos de 9 vatios. Las pruebas UV realizadas por el laboratorio utilizaron técnicas y equipos científicos para medir tanto la radiación UV-A como UV-B en términos de milivatios por cm2 (mW/cm2), es decir, la cantidad de luz UV que recibe cada cm2 de piel. Siendo importante entender que la radiación UV-B es considerada por muchos más peligrosa para la piel que la radiación UV-A, razon por lo cual, las lámparas UV para uñas utilizan focos UV especiales con revestimientos internos encargados de filtrar la mayor parte de la luz UV-B.

Las conclusiones obtenidas por Lighting Sciences fueron las siguientes:

La potencia de salida de radiación UV-B en las lamparas estudiadas fue inferior a la encontrada en la luz natural del sol.

La exposición a la radiación UV-A es muy inferior a la sugerida por estudios anteriores. Dichos resultados demuestran que la exposición de un cliente a este tipo de radiación equivale a permanecer al sol de 1,5 a 2,7 minutos adicionales por día entre las visitas al salón, dependiendo del tipo de foco y lámpara utilizada.

Lamentablemente, la información incorrecta puede tener efectos nocivos a largo plazo incluso cuando ésta pueda ser desmentida a posteriori.

La principal conclusion obtenida es que las lamparas UV para uñas son seguras cuando se usan según las indicaciones. Aun así, seria necesario que todo profesional de las uñas aborde este tipo de preocupación con cada cliente y pueda aportarle información precisa y veraz en cuanto a esta inquietud.

 

Referencias: www.probeauty.org/docs/nmc/uv_lamp_es.pdf

Fotos : LesastucesdemelyRCCCMakeup4all,

×

Los comentarios están cerrados.