Se trata de una de las tendencias que ya han hecho su aparición recientemente y que no hace más que ganar terrero. Este verano se ha proclamado novedad con la francesa en colores y este otoño vuelve con fuerza en combinación con tonos diferentes.

Las combinaciones de blanco y negro, que se pueden utilizar para cualquier ocasión, se adaptan con elegancia a todas las situaciones.

Y podemos acentuar la francesa invertida con la francesa que ya conocemos, obteniendo de esta manera un acabado más atrevido e informal.

Si lo que buscamos es pasar desapercibida al mismo tiempo que llamar la atención por esa discreta rareza…optaremos por una francesa invertida natural, que es lo que más se parece al esmaltado con luna.

Podemos también obtener infinitas variantes combinando colores, formas y texturas, aunque siempre inspirándonos de la francesa invertida de base. Tanto los diseños como las combinaciones no tienen límites…solo se trata de elegir en función de los gustos, las tendencias del momento, las ocasiones…todo sea empezar a marcar las diferencias con respecto a una manicura francesa “tradicional” y ser las protagonistas de vuestra propia historia de uñas. ¿Qué pensáis de ello?

 

Fotos : Cabines, Lapetitebrune, Belezza,  Pinterest,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *