Forma y color de uña que más te favorece

A todas nos gustaría lucir siempre unas uñas sanas, cuidadas y saber elegir en cada ocasión la forma, color o efecto que se adapte mejor a nuestra personalidad y/o evento particular. Pero…, ¿sabemos elegir entre todos esos colores los que se adaptan mejor a nuestro tono de piel ? y, en cuanto a la forma, ¿sabemos cual es la forma y color de uña que nos más nos favorece?

Vamos partes: primero hablaremos de la forma y después de color.

La forma de las uña más adecuada

 

Puede que el hecho de seguir las tendencias no sea lo que nos más nos favorezca siempre. Así, en lo que a tendencias de uñas se refiere, la forma oval o incluso puntiaguda son las más habituales. Sin embargo, ¿sabemos si esa forma nos favorece?

Podemos distinguir generalmente 4 tipos principales de dar forma a nuestras uñas: redondeada, oval o en almendra, cuadrada y la forma intermedia entre estas dos últimas, es decir, un cuadrado ovalado.


Si tus manos son más bien pequeñas, tus dedos son cortos o regordetes elegiremos siempre una forma de uña redondeada o incluso en almendra si el largo se presta, con el fin de estilizar la mano.

Para las manos grandes, con largos dedos y una base de uña interminable optaremos por una  forma cuadrada y corta con los bordes redondeados.

Todas aquellas que tengan una base de uña ovalada y medianamente grande se pueden permitir cualquier elección ya que todo o casi todo les quedará bien, todo dependerá del color que elijamos, ya que, de preferencia, utilizaremos los tonos oscuros sobre uñas de une largo moderado o más bien cortas.

tonoEn cuanto al color

 

Es importante saber que el color de la piel refleja de manera diferente cada tono. El mismo color de esmalte puede lucir mejor o peor en funcion del tono de la piel de cada una. Si aún no sabes qué color te queda bien, lo mejor es que leas atentamente y que pruebes.

Pieles claras : Los tonos muy oscuros como el negro, marròn chocolate, morados, berenjenas…o bien ciruela.

Pieles oscuras : se lo pueden permitir casi todo, excepto los colores más oscuros.

Pieles trigueñas : Si la tonalidad de tu piel es rojiza, pecosa o pelirroja, los rojos, mejor evitar. En último recurso elegiremos tonos de rojo con componente  azul en lugar de anaranjado. Es decir un rojo frio y no un rojo caliente.

Los tonos naturales y suaves, como el marfil, crema, blanco, mates, beige, rosado les favorece a todas las pieles.

El rojo vivo, en cambio,les queda perfecto a las pieles o muy blancas o muy oscuras.

Espero que con estas notas lo tengáis más claro, porque sí es cierto que cuando nos encontramos ante una gama casi interminable de opciones nos resulta a veces complicado decidir cuál es forma y color de uña que más nos favorece, la que más se adapta a nuestra forma de ser y a nuestros gustos.

Deja tu comentario