Cremas con Ph neutro, jabones y otros productos de belleza que pronuncian o ponen en sus etiquetas esto del ph. Pero, ¿sabéis realmente qué es lo que significan estas dos letras? ¿Y cuáles son las consecuencias si este ph se altera? Espero explicarlo de la forma más clara posible, para que entendáis hasta qué punto nuestro estado interior se puede reflejar en la duración del esmalte de uñas que nos ponemos y que tanto nos gustaría que dure…El pH es una medida utilizada por la química para evaluar la acidez o alcalinidad de una sustancia por lo general en su estado líquido (también se puede utilizar para gases). Se entiende por acidez la capacidad de una sustancia para aportar a una disolución acuosa iones de hidrógeno, hidrogeniones (H*) al medio. La alcalinidad o base aporta hidroxilo OH al medio. Por lo tanto, el pH mide la concentración de iones de hidrógeno de una sustancia, a pesar de que hay muchas definiciones al respecto.

Como cualquier medida, el pH posee una escala propia que indica con exactitud un valor. Ésta es una tabla que va del número 0 al 14, siendo de esta manera el 7 el número del medio. Si el pH es de cero a seis, la solución es considerada ácida; por el contrario, si el pH es de ocho a catorce, la solución se considera alcalina. Si la sustancia es más ácida, más cerca del cero estará; y entre más alcalina el resultado será más cerca del catorce. Si la solución posee un pH siete, es considerada neutra. Sin embargo el pH siete neutro se limita con seguridad, tan sólo a las soluciones acuosas, pues las que no son, si no están a una temperatura y presión normal, el valor de la neutralidad puede variar.

El equilibrio ácido básico no es el único equilibrio orgánico necesario para nuestra salud, pero sí es importante tenerlo en cuenta ya que la presencia excesiva de sustancias ácidas o básicas pueden ser peligrosas. En general, la alimentación actual consiste en alimentos ácidos o acidificantes como son proteínas, cereales y azúcares, en cambio alimentos bases como las verduras se consumen en cantidades menores. El consumo de estimulantes como el tabaco, el café, el té y el alcohol han alcanzado proporciones enormes y producen un efecto acidificante sobre el organismo así como el estrés, el nerviosismo, la prisa, la falta de tiempo, etc.

Cuando el organismo se acidifica, pueden aparecer enfermedades diversas. Para resumirlo; la acidez se puede manifestar en multitud de formas y síntomas, entre ellos se encuentran los tejidos, la piel, el pelo y las uñas. Ya que, nuestro cuerpo liberará una  parte del exceso de ácidos a través de los tejidos, lo cual puede provocar excemas, pruritos…etc. Toda persona que se acidifica, se desmineraliza inevitablemente, ya que el cuerpo debe ceder los minerales básicos para neutralizar los ácidos. La consecuencia en lo que atañe a las uñas, son problemas de adherencia de los esmaltes, geles…etc y por consiguiente su poca duración. 

Fotos : Meilingrevieuw, Explow, Rousearey