Con los tiempos que corren, nos pasamos el día escuchando malas noticias, corriendo de un lado para otro, agobiadas a menudo por las duras jornadas laborales…preguntándonos cuándo todo va a ir mejor… No esperemos a que las consecuencias exteriores mejoren, y ¡hagamos que nosotras mismas nos sintamos mejor desde nuestro interior! ¿Y cómo se puede hacer esto? Pues empecemos por poner color en nuestras manos, asi de simple.

Es evidente que cuando nos sentimos guapas, esto nos proporciona más seguridad en nosotras mismas. Nos sentimos mejor, más alegres, dinámicas y con ganas de comernos el mundo.

Y no nos engañemos, no necesitamos invertir un dineral en comprarnos el último modelito, basta simplemente con mejorar un detalle aquí y otro allá. Y ¿por qué no empezar por nuestras manos?

Nuestras manos son el mejor complemento, la mejor tarjeta de visita, el reflejo de nuestra personalidad. La mujer activa de hoy en día no necesita invertir en complementos carísimos, sino poseer el ingenio y la inteligencia de combinar con audacia lo mejor de nosotras mismas.

Unas manos cuidadas y con un color favorecedor vestirán todo aquello que nos queramos poner, ¡hasta para ir al gimnasio!

 Fotos: Pinterest, Fellt, Pinterest, Bikeradar,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *