La historia de un color: ‘smokin’ hot’

 

Algunos tonos se complacen rompiendo las reglas y ‘smokin’ hot’ se ha ganado una reputación de rebelde. ¿Cómo un gris tan frío como una piedra puede arder tanto como cualquier llama? ¿será por su subtono chocolate? Posiblemente.

La expresión “smokin’ hot’ se usa habitualmente para describir a alguien tan sexy que está ‘on fire’, ardiente… así que cuidado señoras y señores, porque este tono de essie quema.

Nacido en 2010 como parte de la colección de invierno ‘Winter’s Tale‘, este gris ahumado, metálico y cremoso pronto sobrevivió a la temporalidad alcanzando la fama suficiente como para quedarse definitivamente en la gama permanente de essie. Se agota en salones y tiendas de todo el mundo como un color único y transgresor, el preferido de celebrities como Julia Louis Dreyfus.

En 2014, hizo su debut en la pasarela, siendo el tono essie elegido por DKNY para presentar su colección de Otoño/Invierno en la New York Fashion Week. Como no, triunfó. Combinado con cualquiera de los tonos de la paleta para hacer un atractivo nail-art o en solitario, ‘smokin’ hot’ es un color que no deja indiferente y es la guinda para un look urbano destinado a epatar a todos.

 

Deja tu comentario