Uñas estropeadas y las manos secas: aprende a cuidarlas

¿Uñas estropeadas y las manos secas? Es un problema recurrente que nos afecta de manera permanente u ocasional a casi todas las mujeres. Manos resecas, uñas estropeadas; las causas, una vez más pueden ser varias: mala o pobre alimentación, uso inadecuado de cremas o tratamientos específicos para manos y uñas, falta de hidratación, uso de jabones inapropiados, falta de protección en trabajos o tareas especialmente rudas para nuestras manos, lavados a repetición…etc. Pero como decimos que para todo hay una solución, falta encontrar la correcta. Vamos entonces a adentrarnos una vez más en la placentera tarea de aprender a mimar nuestras manos y uñas.

La primera regla de oro para tratar el problema: hidratación y nutrición. Podemos actuar de dos maneras: desde el exterior, utilizando cremas hidratantes y nutritivas, aceites, exfoliantes, jabones con ph neutros… y desde el interior, aportando a nuestro organismo los nutrientes y otras moléculas que van a reforzar la acción requerida para conseguir una mejora notable en cuanto a la calidad de nuestras uñas y manos. Este tipo de nutrientes los encontraremos en cualquier herbolario o parafarmacia. Principalmente son complementos concentrados en L-cisteina y vitaminas del grupo B y E, sílice, zinc…etc.

Otra regla importante: utilizar jabones de ph neutro, sobre todo si nos lavamos las manos con mucha frecuencia y ponernos una crema hidratante, como many many mani. Es bueno aplicarnos un exfoliante o peeling al menos una vez por semana, como el starter scrub lo que nos va a permitir eliminar las células muertas y que nuestras cremas penetren mejor y sean de mayor eficacia.

Y en cuanto a nuestras uñas en particular: Es necesario saber que existen diferencias entre la piel de las manos y las uñas. Principalmente nuestras uñas pierden humedad dos veces más rápido que la piel de las manos. Debido a este factor, las uñas son más fragiles que la piel, por lo que tienden a romperse, descamarse… Aunque esto se puede agrabar o ser originado por trastornos nutricionales, algunas endocrinopatías y en las personas que manipulan álcalis.

Por todo ello es también importante utilizar una crema que sea útil para manos y uñas. Y si queremos mimar nuestras uñas para que estén sanas, lisas y devolverles su brillo natural,   podemos utilizar un aceite de uso específico para ellas, como el aceite de ricino, almendra o albaricoque.

Y con todo esto, un poco de paciencia y una pizca de perseverancia estaréis listas para lucir colores, de esos que solo Essie tiene el secreto.

 

 

 

 

 

Deja tu comentario