Uñas con estrías: ¿a qué se debe? ¿Hay soluciones? ¿Como tratarlas?

Si tenéis la ocasión de observar las manos de la gente que os rodea en la vida de todos los días, podréis observar que las uñas son el reflejo de nuestro estado de salud, en general. Cada afección, marca, distrofia…etc nos da una información sobre el estado de salud de la persona. Así, cuando veáis uñas con estrías, horizontales o longitudinales, podréis saber que esa persona ha sufrido o sufre ciertas alteraciones en su organismo que han acabado por reflejarse en lsuperficie de sus uñas. Las causas pueden ser varias, y aunque no me voy a sustituir a ningún veredicto médico, sí os puedo hablar de algunas causas que se encuentran al origen de esta irregularidad.

Estrías longitudinales: Las estrías recorren toda la superficie de la uña o parte de ella y son de profundidad variable. Se presentan de forma fisiológica en una multitud de casos pudiendo agravarse en algunas enfermedades sistémicas como la artritis reumatoide o el liquen plano. En ocasiones son provocadas por tumores como verrugas o quistes que comprimen la matriz provocando grietas. Si son regulares y no muy pronunciadas, no son unas alteraciones importantes. La forma más característica es la distrofia media canaliforme de Heller. Parte la uña generalmente en su línea media, con unas crestas curvadas hacia atrás que adoptan una imagen en “pino invertido”. Los pulgares son los más afectados, a menudo de forma simétrica. La cutícula es en general normal.

Estrías transversales: estrías que ocupan parte o todo el grosor de la uña, cuya forma coincide con la del margen de la lúnula. Pueden encontrase de forma aislada o bien generalizadas. Son llamadas también líneas de beau. La profundidad y longitud de las estrías guardan relación con la severidad y duración del trastorno. Se dan tras una alteración en el crecimiento de la uña. Las causas son: procesos febriles agudos o graves, alteraciones nutricionales o utilización de fármacos citotóxicos. Puede haber signos de la patología que las ha producido; en especial psoriasis, liquen plano, eczema o enfermedades generalizadas.

Si las estrías no son muy profundas y la uña no es demasiado fina siempre nos queda la solución de pulir ligeramente la superficie con el fin de alisarla. De esta manera los esmaltes quedarán con un aspecto más liso y uniforme y lucirán mucho más. Otro punto importante a tener en cuenta para minimizar este efecto rugoso bajo el esmalte es utilizar siempre una base de esmalte anti estrias. Yo os recomiendo por ejemplo las bases tratantes de Essie, y listas para lucir sus súper colores…. en estos momentos ¿por qué no atreverse con un bonito rosa bombón como es Lights?

Desafortunadamente, cuando este tipo de afección se instala, es difícil, prácticamente imposible recuperar el aspecto natural de la uña… pero podemos siempre mejorar su aspecto con manicuras regulares y un bonito color.

Fotos : RachelMegan, Paintmechic, ThechicbizarreEffect, Polishyoupretty,

×

Los comentarios están cerrados.