Cutículas impecables

A menudo no les damos la importancia que se merecen, pero las cutículas tienen una función imprescindible, que es proteger a la uña en el nacimiento, en su zona más sensible. En essie, sí nos preocupamos por estos pellejitos -a veces tan molestos- y por eso, vamos a explicarte qué hacer para mantener tus cutículas impecables.

Seguro que lo has leído cientos de veces, pero por si acaso desde aquí te lo volvemos a repetir: las cutículas no deben cortarse nunca. Y es que si eliminamos la cutícula, corremos el riesgo de que la uña crezca mal o de sufrir alguna infección. La cutícula actúa como una funda que impide que los gérmenes penetren entre la uña y la piel.

cuticulas impecables 2

 

Lo más importante para tener unas cutículas sanas es mantener su flexibilidad y evitar que se endurezcan en exceso, o que crezcan demasiado o se desgarren. Para ello, conviene usar crema hidratante de manos con frecuencia, insistiendo en las uñas y alrededores mediante un pequeño masaje. Y la clave es, además, utilizar un tratamiento específico una o dos veces por semana. En essie recomendamos el aceite de albaricoque, ‘apricot oil‘ que ayuda a hidratar adecuadamente todo el contorno de la uña y ablandarlas para que poder retirarlas fácilmente o bien frotando ligeramente con una toalla o con un palito de naranjo.

 

Deja tu comentario