Con la llegada de los meses de invierno y el frío habréis seguramente notado que vuestra piel en general y vuestras uñas en particular están un poco más secas de lo normal. La falta de humedad en las calefacciones y climatizaciones, las duchas demasiado calientes… y cambios de temperatura demasiado bruscos, son algunos de los motivos principales que aceleran el proceso de deshidratación y hacen que nuestras uñas comiencen a abrirse y descamarse en las puntas.

El término médico para este tipo de irregularidad es onicoquicia, siendo variantes de ésta la  onicosquisis y la onicorexsis. El fenómeno es más comun entre las mujeres porque suelen ser ellas quien pasan más tiempo con las manos en el agua, en contacto con ciertos productos químicos. Esto explica también por qué simepre se ven más afectadas las uñas de las manos que las de los pies.

La edad es también un factor importante en este tipo de problema. La disminución de la producción celular tiene una incidencia directa en la calidad de la uña. Esta se va formando con el paso del tiempo de manera más fina, estando más expuestas a este problema. Las estrías pueden también estar al origen de este disfuncionamiento así como el largo de la matriz de la uña, quien determina el espesor de la uña (cuanto mayor sea la matriz mayor sera el espesor de la uña).

Essie ofrece toda una amplia gama de tratamientos que pueden ayudarnos no solo a tratar sino a prevenir este tipo de problemas. Tan simples y fáciles de utilizar como que con una capa de base antes del esmalte de color basta para proteger y tratar con seguridad nuestras uñas. Así que este invierno, chicas, ¡a vuestras armas!

Fotos : Makinupthem, Myspashop, Growyounger, Essie,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *