¿Sabías que las manos delatan la edad biológica de una persona? Aunque cuides el aspecto de tu piel y centres tus esfuerzos en reducir los efectos de la edad en las arrugas faciales, la piel del cuello y de las manos son especialmente sensibles a los estragos del paso del tiempo. ¿Quiéres saber como tener unas manos jóvenes y sanas?

Según vamos envejeciendo, la piel de las manos pierde firmeza y el volumen de venas y tendones aumenta. La piel se hace más fina, se pierde tejido graso e incluso puede haber cierta pérdida de hueso. Además, con el tiempo, la piel de las manos presenta manchas en el dorso, las llamadas léntigos solares, y que aparecen también en otras zonas del cuerpo. Estas manchas se producen sobre todo por acumulación de radiaciones solares a lo largo de los años.

Para paliar los efectos de la edad, hay ciertas normas básicas que todas debemos cumplir. Hidratación continua, proteger las manos de elementos agresivos con el uso de guantes, protección solar, uso de jabones y aceites naturales y evitar el tabaco, son los principales mandamientos para unas manos sanas y llenas de juventud.

En la actualidad, existen distintos tipos de tratamientos para completar los cuidados básicos y conseguir unas manos bonitas. Para compensar la pérdida de volumen existen procedimientos para aplicar grasa de otras zonas del cuerpo o rellenos de hialurónico, mientras que para combatir las manchas se utiliza el rayo láser fraccionado.

La luz pulsada es otra de las técnicas que se utilizan para embellecer las manos y lograr un tono más homogéneo de la piel. La radiofrecuencia se reserva para mejorar la calidad de la piel de las manos y para manchas muy localizadas se usa también nitrógeno líquido o ácido tricloroacético al 35%.

El consejo de los expertos pasa por dedicar mimos y cuidados a nuestras manos como hacemos con la piel de la cara. Constancia es la clave. Hidratacion, protección y una manicura perfecta para lucir unas manos sanas, bonitas…¡y jóvenes!.

Fotos: Isharam PinterestSuzihpa Pinterest, Jojordan Pinterest, Essie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *