Cinco consejos para tener unas uñas sanas y fuertes

Las uñas no son solo el lugar en el que lucir un original nail-art, sino también la protección esencial de nuestras manos, y en especial las yemas de los dedos, que nos proporcionan la vía principal del sentido del tacto. Por eso, en essie os traemos cinco consejos básicos para tener unas uñas sanas y fuertes.   1. Uñas secas, limpias e hidratadas: Con las uñas hay que ser muy cuidadosas con la higiene pues son un blanco fácil para hongos y bacterias. Además conviene evitar tener los dedos mucho tiempo en remojo y ponerse siempre guantes de goma para limpiar o manipular productos químicos. Por otro lado, no hay que olvidarse de la hidratación, una crema hidratante comomany many mani’, cuya fórmula de rápida absorción penetra rápidamente para nutrir las pieles secas y dejar las manos suaves, lisas y confortables sin sensación oleosa, así como ‘apricot oil‘, un aceite especial para las cutículas. 2. Son delicadas, protégelas. Las uñas están compuestas de queratina como el pelo. Además, están siempre en contacto con el entorno y expuestas a traumas. Cuando las uses como herramienta para rascar o manipular objetos, hazlo con mucho cuidado. Si tus uñas tienen tendencia a romperse recurre a productos con urea, fosfolípidos o ácido láctico para endurecerlas. También puedes tomar suplementos con biotina (vitamina H). En essie recomendamos usar millonails, por su combinación de ingredientes a base de hierro, fibra y aminoácidos crea un escudo protector sobre las uñas y las endurece para evitar su rotura, o grow stronger, con vitamina E, Gingko Biloba y otros minerales conocidos por sus propiedades endurecedoras. consejos uñas sanas 2 3. Córtalas frecuente y adecuadamente. La forma más recomendable para que crezca fuerte es cortar la uña recta y después redondear las puntas con una lima. Da igual lo que hayas visto hacer por ahí: no cortes las cutículas, ya que tienen su función como barrera anti-bacterias. 4. ¡No te las comas! Aunque parezca de perogrullo, no nos cansamos de decirlo: morderse las uñas puede dañar la zona de la epidermis debajo de la uña, conocido como el lecho ungueal, además las bacterias y los hongos pueden aprovechar cualquier pequeño corte. También es mejor recortar los padrastros que estirarlos, ya que puedes desgarrar la piel y provocar heridas. 5. Observa y conócelas bien. Es interesante observar bien tus uñas y saber que las uñas sanas son lisas, de color y consistencia uniforme, sin puntos o decoloraciones, para poder detectar posibles irregularidades. Crecen de forma lenta pero estable, unos 2-3 cm al año aproximadamente. A medida que vas envejeciendo, las uñas el crecimiento es más paulatino y se vuelven más frágiles. Las estrías verticales son inofensivas y se hacen más prominentes con la edad, para protegerlas essie recomienda fill the gap, que rellena las estrías, alisa las imperfecciones e hidrata las uñas gracias a la Nutri-Keratina y el extracto de bambú.

Deja tu comentario