Bases y top coat: ¿qué son y para qué sirven?

Como todos sabemos, las capas de base y de acabado o top coats  que se utilizan antes y después del esmalte de color, ayudan a que éste se fije mejor a la uña y dure más. Pero, estos productos ¿son realmente diferentes de un esmalte de color? y, ¿mediante qué proceso nos ayudan a que el esmalte dure más?

Esmalte de base: podéis imaginarlo como un adhesivo de doble cara. Por un lado se pega eficazmente a la uña y por el otro lado permite al esmalte de color fijarse con más eficacia. Las bases contienen también plastificantes que aportan flexibilidad. Es un ingrediente importante si buscamos que la base se adhiera bien a la uña y sea flexible para que el esmalte no se astille. También nos encontraremos agentes químicos a base de celulosa, que dan a la base su doble cara adherente, para fijarse por un lado a la uña y por otra al esmalte de color.

Top Coat: se trata de una capa generalmente transparente que se aplica sobre el esmalte de color una vez que este está  seco. Actúa como una barrera frente a los golpes y aporta a la uña un brillo suplementario. Además, no solamente seca rápido, sino que existen top coats que aceleran el secado del esmalte.

¿De qué están hechos?

 

Tanto para las bases como para los top coats se necesitan ciertos ingredientes comunes llamados “solventes“. Estos funcionan transportando otras sustancias químicas, que no pueden fijarse por sí solas a la uña. Al mismo tiempo que estas sustancias se fijan en la uña, los solventes se evaporan. Los más comunes de entre ellos son el ethyl y el  butyl acetato. Los top coats necesitan uno o varios derivados de celulosa para obtener un brillo correcto y necesitan agentes plastificadores que aportan flexibilidad. Cuanto más espeso es el top coat más brillo tendrá pero tardará también más tiempo en secarse.

¿Qué los hace ser diferentes de un esmalte normal?

 

La principal diferencia entre los esmaltes normales y las bases y tops coats son las mezclas entre los diferentes solventes, celulosas, pigmentos y otros agentes de textura.  Un esmalte de color tiene que incluir pigmentos de color. Estos tienen una incidencia directa en los químicos de la formula,  pudiendo alterarla y dando asi el resultado final del esmalte.

La eficacia de las bases y los top coat no está comprometida por la presencia de pigmentos en sus fórmulas, y es por eso  que las bases y las capas de acabado son verdaderos utensilios de trabajo.  Aseguran la vida del esmalte y la protección de la uña natural, dando una excelente flexibiliad y adhesión.

Con todo esto, estamos seguras de que ni las bases ni los tops coats guardan secretos para vosotras.

 

×

Los comentarios están cerrados.