Seguro que en alguna ocasión os habréis preguntado qué tipo de lima necesitáis para vuestra propia manicura, cuál es mejor o para que sirven los distintos tipos de limas que existen en el mercado. Pues bien, os voy a presentar de manera general para que es cada tipo y cual van mejor para vuestro uso cotidiano.

 

Los tipos de limas existentes en el mercado son variados y cada uno tiene evidentemente una finalidad bien precisa. Las formas, tamaños y colores pueden ser múltiples.

Limas para rebajar el largo de la uña:

El grano de la lima variará en función de la superficie que tengamos que limar, es decir, en función del largo y grosor de la uña. Para uñas naturales escogeremos siempre un grano fino, por ejemplo de 240-180 que utilizaremos para rebajar el largo de la uña. Cuanto más alto es este número más fina será la lima. Si se trata de uñas naturales gruesas y duras podremos incluso utilizar un grano de 180. Por lo general son limas de cartón o madera que van revestidas de un papel de limado.

Limas o bloques de pulido:

Estas se utilizan sobre la superficie de la uña para igualar las imperfecciones existentes en la superficie y dar brillo. Por lo general son limas o bloques cuadrados en los que hay 4 caras de limado diferentes que van del grano mas grueso, 280, hasta el más fino y abrillantador que puede ser 2200 o incluso 2400. Liman, alisan, pulen y dan brillo. Se suelen utilizar, por ejemplo, en las manicuras masculinas, ya que, generalmente los hombres rechazan cualquier tipo de esmalte. Entonces las utilizamos para alisar la superficie de sus uñas y darles un brillo más o menos satinado, según el gusto.

Limas acolchadas o de esponja:

Son similares a los bloques de limado aunque de grano no es  tan fino como los pulidores. Suelen ser de entre 280 y 800 o incluso más finas. Las podemos utilizar para rematar el limado, quitar las barbitas del limado que quedan debajo de la uñas y liberar la superficie de la uña de todo el resto graso igualando así su superficie para que el esmalte quede perfecto y la adherencia óptima. Su forma y material esponjoso las hacen de fácil utilización para adaptarse bien a la superficie de la uña y pasar por las zonas más difíciles de la misma. A utilizar con precaución, al igual que los pulidores para no afinar demasiado las uñas.

Limas de cristal:

Son atractivas por su aspecto, y a veces nos las podemos encontrar decoradas con piedrecitas brillantes y otros adornos. La ventaja es que tienen una duración de vida bastante larga, son de fácil esterilización y a veces tan atractivas que pueden ser un objeto de regalo, a pesar de que su uso no está todavía muy extendido.

Limas de metal:

Este tipo de lima, aunque bastante conocida, no es la más recomendada para el limado de las uñas naturales porque puede provocar que éstas se quiebren y abran en capas.

Si se trata de uñas de gel o porcelana las limas que se utilizarán difieren en grosor de grano y tipo, ya que ese tipo de uña requiere limas mas fuertes y de grano bastante más grueso.

Con todo esto, espero que a partir de ahora lo tengáis un poco más claro a la hora de elegir la vuestra.

Fotos : Glass Nail Files, Beauty Nail Shop, Meynis, RaniMakeUp, Everythingnails,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>